Blog

Liderazgo Suficiente

  • 29 junio, 2017
  • Blog
1497895599_314306_1497898386_noticiarelacionadaprincipal_normal
  • 1497895599_314306_1497898386_noticiarelacionadaprincipal_normal

Detalles

“Lo que debemos hacer es dirigirnos hacia el futuro. El mundo cambia a tu alrededor y en ocasiones cambia contra ti (lo que solía ser un viento de cola es ahora un viento en contra). Tienes que ir hacia ello y tratar de averiguar qué hacer, porque quejarse no es una estrategia.” – Jeff Bezos

La incidencia de la parte mental-emocional es evidente a la hora de evaluar el rendimiento. Entre los entrenadores existe cada vez más inquietud, y también permanecen las resistencias a entrar en el mundo del coaching para poder mejorar el liderazgo. Es lógico, es una herramienta muy potente, y hay tanta oferta y tantas posibilidades que hay muchas fuentes de dudosa calidad, o que no se ajustan a las necesidades específicas del entrenador. Por eso es importante preocuparse para elegir el punto idóneo. Hasta donde, para qué, dónde, cómo me formo? Si no profundizo, alimento las dudas, y obtengo demasiadas preguntas y pocas respuestas. Si me paso de profundidad, me pierdo y me desenfoco del “yo-entrenador”. Entiendo esa incertidumbre, y por eso sigo buscando la manera de facilitar ese punto idóneo. Muy pronto os presentaré una formación creo que ideal para ello. Pero antes, permitidme compartir esta mirada.

Os presento este concepto “Liderazgo suficiente”, o sea, el liderazgo suficiente para cada situación (temporada, momento de temporada, carrera deportiva, etc…)

Es la resultante de tres factores. En primer lugar el talento innato. Los dones y habilidades que yo tengo para liderar. Normalmente esto define un rango y una realidad donde yo puedo liderar de forma efectiva por naturalidad. Todo entrenador tiene una parte de eso.

El segundo factor es el de las suertes del entrenador. Yo sé que el concepto “suerte” no está comunmente aceptado, sobretodo cuando se utiliza como excusa o explicación de todo. Pero yo no voy por ahí. Cuando hablo de suertes de entrenador, concepto, por cierto, aprendido de Ricard Casas, me refiero a cosas que no dependen del entrenador. Por ejemplo, la entrenabilidad, hábitos, carácter… de los jugadores, el nivel del equipo respecto a la competición, la cultura del club, temas económicos, inercia histórica de resultados del equipo y de los jugadores, etc…

Entonces, por lo general, lideramos desde la combinación de talento más suertes. Esto funciona más o menos, en distintas realidades. Pero a veces las suertes cambian, o debido a que voy ascendiendo en el baloncesto, me falta una parte de talento. Es en esos momentos donde necesito el tercer factor: la parte entrenable (coaching).

Lo que pasa es que esta parte no es automática. Es necesario haber sembrado para poder recurrir a ella cuando hace falta, Si no he sembrado quizás ni tan solo sé que existe para mí. No la tengo disponible. Lo que pasa es que muchas veces solo reaccionamos cuando vemos el problema. Nos cuesta prevenir. Aunque si realmente quiero llegar a lo más alto de mis posibilidades, habrá momentos clave donde si no puedo acceder a esa parte entrenable, no seré capaz de aprovecharlos.

Hay algunas pistas que pueden ser claros indicadores que es momento de empezar a sembrar, indicadores que me muestran que no estoy en “liderazgo suficiente”. Son frases que me digo o que digo a otros, tipo:
.-“Tengo mala suerte” (es posible que sea así, por eso necesitas ese extra)
.- “Dedicarme profesionalmente al basket es muy difícil” (claro, precisamente por eso tengo que preparar mi liderazgo al completo)
.- “solamente puedo entrenar en formación, o en senior, o en femenino, o en masculino”. (claro, con tu talento y tus suertes es así, hasta ahora. Y si te entrenas? Quizás tu perspectiva cambie”

Podríamos seguir, tú mismo puedes ver si te dices alguna cosita de esas, que te limita y hace que no llegues al liderazgo suficiente.

Cuidado! Suficiente significa que tambien puedes fallar si te pasas de “liderazgo”. El coaching te ayuda a poder adaptar tu exigencia, comunicación, etc.. de acuerdo con tu equipo, tu club, tus jugadores.. porque de nada sirve estar preparado para liderar “10” si la necesidad de tu equipo es un 7, por ejemplo. Esta capacidad de interpretar y modular el liderazgo también viene de la parte entrenable, o coaching.


LIDERAZGO SUFICIENTE = TALENTO INNATO + SUERTES DEL ENTRENADOR + PARTE ENTRENABLE (COACHING)

¿Estás seguro de que no necesitas coaching? Vale! Te deseo mucha suerte y mucho talento. Y te aconsejo que te lo replantees. Yo solo sé que si hubiese tenido este factor disponible en mi mochila, en diversos momentos donde las suertes fallaron, quizás hubiese podido sostener un liderazgo suficiente.

“El miedo es la enfermedad, el empuje es el antídoto. Sea lo que sea a lo que tengas miedo, ves tras ello.” – Travis Kalanick

Etiquetas

Dejar Comentario

0 Comentarios

Dejar Respuesta

¿Quieres escribir algo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

18 + 4 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copright 2014 / TRANSFORMACIÓN DEPORTIVA